Foto: Archivo propio

Poesía  bajo la Autopista es un ciclo que agrupó miles de voces desde que es tal; un Boedo que estalla desde el mic y que se convierte en bella prosa para los oídos de los allí presentes. Una frescura que se merecía  la noche porteña. Convocados por uno de sus mentores, Gito Minore, el espacio se ha convertido en un clásico de la buena poesía y las posibilidades de conocer nuevas posturas y maneras de sentir y vivir las letras.

No es un lugar más de mic abierto, no; La Imaginería, espacio cultural que alberga Poesía bajo la Autopista, se encaminó con el tiempo y la constancia en eso que se merecían los poetas y las poetas de todo CABA y gran parte del conurbano bonaerense, siendo éste último quizá uno de los lugares que más ha nutrido a éste magnífico sitio poético.

La pretemporada de este ciclo a adquirido un particular matiz casi hasta impensado por los propios creadores del evento: Gito Minore y María Inés, y es el hecho de que justo sucede en la noche numero 100, si bien es fuera de temporada; no resulta un dato menor el número, Cuadernillos y cuadernillos llenos de poetas de vida, de sangre; como bien dijo un cantaautor en la misma noche de los “100”, es  y marca una realidad; Poesía bajo la Autopista se retroalimenta de vivencias que nos conmueve y se desplazan en su hacer como liras que mandan y nos demandan ser oídas.

EL ciclo posee el orgullo de contar con tres libros de Antología, dato no menor, poetas y narradores que han llegado desde el 2011 al ciclo y que de repente se vieron con la posibilidad de publicar sus poemas de manera “asociada” a otros poetas que, tal vez, no tenían la posibilidad de llegar a un libro propio, sea por costo o sea por material, y he aquí que el ciclo al contar con editorial propia les ofreció la novedosa manera de ser; y los autores agradecidos. Y, como la máquina creadora y las mentes nunca descansan, siempre va a haber novedades que nos sigan haciendo rugir la sangre que se amontona ganosa.

Las 100 noches de Poesía bajo la Autopista (pretemporada), nos dejó un muestrario de prosa y canciones que quedarán en la memoria de todos aquellos que han participado de la misma, y para aquellos que no también; es éste largometraje el que refleja, o intenta reflejar, lo que es La imaginería y sobre todo el ciclo poético. Me he dado el gusto de filmar, capturar y editar a cada uno de los artistas allí presentes la noche del 23 de febrero de 2017. Almas que sienten la forma en que dicen sus vivencias y tramas elementales a través del mic bajo la autopista.

Uno del Oeste